blog

SUPONGO que debo identificarme: Mi nombre es Edmundo Spencer. Nací en el seno de una familia muy humilde un frío sábado 2 de diciembre de 1944 en la acogedora ciudad de Ojinaga Chihuahua, México; mi educación, —por razones económicas—, fue algo precaria, hasta el sexto grado nada más.

Después de emplearme como operador de tornos —Tornero— por algo así como cuarenta años, decidí, ya jubilado, auto educarme en el arte de escribir cuentos cortos, y para cumplir con ese cometido, me fue necesario hacerme de algunos libros que tratan de cómo escribir correctamente, así como tratados de ortografía, de sintaxis, etc. etc.

De manera que, por el hecho de ser autodidacta, no creo haber alcanzado la excelencia, de eso se darán cuenta los que sí saben de estas cosas.

Mis cuentos son por demás sencillos, no conllevan ninguna profundidad literaria porque de literatura no sé nada; así que, el propósito de lanzarme en esta aventura de publicar mis cuentos por este medio, es animar a la personas a formar, como fue en tiempos pasados, el hábito de la lectura, y más en estos tiempos modernos en que nuestra juventud, en su mayor parte, ha sido invadida por la tecnología.

Advertisements